Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"

imagesCAWXU3W7Joaquina de Vedruna nació en Barcelona en las últimas decadas del siglo XVIII. Como su familia pertenecía a la burguesía intelectual, accedió a una educación privilegiada. Desde niña tuvo inquietudes religiosas, así que a los 12 años se dirigió al convento de Hermanas Carmelitas para profesar su vocación; las monjas no la podían aceptar por su escasa edad y tuvo que esperar a que pasasen los años. Sin embargo, la vida le tenía preparada una sorpresa con la que ella no había contado, su padre les habló, a ella y a sus dos hermanas mayores, de su joven amigo y abogado Teodoro de Mas como posible novio para alguna de las tres. El joven se presentó con un pequeño detalle (un cartucho de almendras) que las hermanas mayores despreciaron, pero que Joaquina aceptó; y eso era lo que buscaba Teodoro, una esposa que se alegrara con los pequeños detalles de la vida.
Se casaron, y fueron padres de nueves hijos. Juntos compartieron el dolor de perder a tres de ellos y la guerra entre España y la Francia de Napoleón que les hizo conocer la separación, el exilio, el empobrecimiento y la muerte; pues tras la guerra, Teodoro enfermó de tuberculosis y murió cuando Joaquina contaba 33 años.
Joven y viuda se trasladó a Vic, a la propiedad del Manso Escorial donde se entregó a la educación de sus hijos, luchar por el sustento y atender a los enfermos del Hospital de pobres de la ciudad.
Fue el fraile capuchino Esteban de Olot, quien le presentó la necesidad de fundar alguna Orden que pudiera ofrecer ayuda y educación. Así surgió una nueva Congregación Religiosa de carácter apostólico y abierto. En muy poco tiempo, el trabajo de la Comunidad de Joaquina se hizo presente en los pueblos de Cataluña, la sencillez evangélica de las Hermanas, cercanía, abnegación y su buen hacer en la educación de la mujer, las hicieron esperadas en muchas partes.
Cuando estalló las Guerras Carlitas fue perseguida y se exilió a Francia. A su regreso, vió con alegría que sus esfuerzos de antaño se habían multiplicado por toda la península, pero una enfermedad empezó a hacer estragos en su cuerpo... durante 4 años una parálisis la mantuvo inmóvil, y una epidemia del cólera acabó con su vida.
Su incontestable lema: TODO POR AMOR, NADA POR FUERZA, resume el ideal de vida que deseaba inculcar a sus hijos, a su Comunidad de Hermanas Carmelitas, a sus alumnas, a sus enfermos y a las generaciones posteriores. Amén.

(En este enlace podrás escuchar la música)

Sabes que hoy, hace falta genter como tú
queremos formar un mundo nuevo.
Santa Joaquina, hace falta gente como tú
queremos formar un mundo nuevo.
Vamos contigo, a caminar.
Es largo el camino, no te detengas más,
deja las huellas de tus pasos al andar
si a todos vas dejando tu alegría y la verdad.
Estribillo
Tú no te conformas con la vida como está
has dado tu mano, ayudaste a los demás
camino ligero entonando una canción
yo sé que tú me esperas al final de la misión
Estribillo
Nos enseñó lo que era creer
nacer y llorar, vivir y perdonar;
te agradecemos lo que tu nos diste ya
y así continuamos sin temor a fracasar
primi sui motori con e-max

item1
item2
item3
item4
item5